El bambú como material en las toallas

0
616

En Toallas Personalizadas queremos que conozcas el bambú como material en las toallas. Esta planta puede tardar hasta siete años en germinar porque desarrolla un sistema de raíces fuertes que le deja crecer muy rápido. Luego, toma unas semanas para que alcance alrededor de 30 metros de altura. Es originario de Asia, se encuentra en países como China o Japón, y es considerado con frecuencia en la industria textil.

Las fibras del bambú

Son células ubicadas en uno de los tejidos celulares de la planta que le proporciona sostén. Se caracterizan por tener una forma alargada, estrecha y puntiaguda en los bordes; todo esto es variable según la especie. Las fibras cuentan con una serie de propiedades que le da la segunda pared, la misma está compuesta por celulosa, hemicelulosa y un porcentaje de lignina de 40%.

Para la creación de toallas, ropa, sábanas, persianas, etc, se disuelve la celulosa para formar una solución con cierto grado de viscosidad. Posteriormente, esta sustancia se pasa por una hilera hasta que la misma se solidifique y como resultado final se obtiene el material para elaborar innumerables productos.

El orden por el que pasa el bambú para fabricar toallas es el siguiente:

  1. Bambú original.
  2. Filamento de bambú.
  3. Fibra pura de bambú.
  4. Filamento de fibra de bambú pura.
  5. Por último, se obtienen los paños hechos con tela de bambú.

Esta planta resiste a las plagas, requiere menor cantidad de agua y produce más que el algodón. Por ejemplo, una hectárea entera de fibra de bambú genera diez veces más que una hectárea de algodón.

Material sustentable

Esta gramínea suele ser denominada como “el acero vegetal” porque cuando alcanza su tope de dureza queda tan resistente y flexible que al final, lo catalogan a la par del acero y concreto.

Su sustentabilidad se sorporta en el veloz crecimiento de las plantas. Se cortan cada cuatro años y las excelentes condiciones de cultivo logran que dichas plantas funcionen como almacenes de dióxido de carbono que emiten las industrias. Son más efectivas que el pino ya que captan más CO2.

El bambú tiene una vida útil de diez años hasta volver con otra plantación y el CO2 que han capturado, en ese tiempo, lo liberan a la atmósfera hasta volver a echar raíces. Hay tierras poco aptas para la siembra, sea de tubérculos u hortalizas, pero estas sí se pueden emplear para el cultivo de bambú. Además, no necesita grandes inversiones ni el uso de fertilizantes y pesticidas.

En África y otras naciones en vías de desarrollo están aprendiendo acerca de los diversos usos de la gramínea. La institución International Network for Bamboo and Rattan, es una de las que los motiva a que construyan con este material y saquen provecho de sus bondades.

¡Sigue leyendo para que sepas sobre el bambú como material en las toallas!

¿Por qué comprar este tipo de toallas?

  • Ayuda al medio ambiente: El bambú es amigable para la ecología porque puede renovarse y no usa sustancias químicas, que sean dañinas para la atmósfera, como los pesticidas. Se cultiva en lugares libres de contaminación.
  • Al contar con una estructura altamente porosa hace que la absorción en las toallas sea una cualidad a destacar. Los paños que se elaboran a partir de esta materia prima retienen la humedad o transpiración hasta cuatro veces más que el algodón.
  • Son resistentes al moho y mantiene alejadas a las bacterias, los hongos, alergias de la piel o irritaciones, es decir, posee propiedades antibacteriales e hipoalergénicas que las deja bien posicionadas en lo que a higiene y salud se refiere. Además, permanecen libres de olor entre lavados.
  • Microscópicamente, la superficie del bambú es redonda dotando a la toalla de una suavidad única al tacto. Llegan a sentirse sedosas al contacto con la piel; esto impide como mencionábamos antes a que no se irrite fácilmente la piel.
  • Son antiestáticas: Inhiben las cargas electrostáticas y genera incomodidad en ese sentido. Así, la persona que use estas toallas estarán más cómodos y sabrán lo conveniente que es emplearlas.
  • Son refrescantes porque reflejan los rayos UV del sol y mantiene libre de humedad.
  • Bastante resistentes y duraderas. Pueden pasar por varios procesos de lavado sin perder su calidad y forma.

En ocasiones son menos estéticas que las toallas de algodón, pero cada día existe mayor demanda de los negocios como spas, cadenas hoteleras, etc, que optan por su usabilidad debido a las ventajas que ofrecen para el sector de belleza y bienestar.

Pueden lavarse fácilmente

A veces, las toallas que adquieres te indican que por su delicadeza deben ser lavadas con alguna precaución, pero las elaboradas con tejido natural de bambú son lavables a máquina de manera sencilla. Sigue estos consejos que mostramos a continuación:

Si bien las toallas son higiénicas e impiden la presencia excesiva de bacterias, hay que lavarlas cada cierto tiempo. Coloca la máquina en el ciclo delicado y realiza la limpieza con agua caliente o fría. No cargues el lavado con muchas toallas y separa las que sean claras de las de colores oscuros.

Protege las toallas de bambú colocándolas en una bolsa para el lavado de ropa interior o dentro de una funda de almohada, debido a que las fibras del bambú se enganchan con facilidad durante los ciclos de lavado.

En Toallas Personalizadas, esperamos que hayas nutrido tus saberes sobre el bambú como material en las toallas y este post te ayude a inclinarte por ellas, si así lo deseas. Recuerda dejarnos tus comentarios y compartir este post en las redes sociales.

Dejar respuesta