“Guillermo Lasso tuvo participación activa en el feriado bancario”: docente investigador del IAEN

0
311

La recordación este miércoles 8 de marzo del feriado bancario, como se conoce en Ecuador a la suspensión de todas las operaciones del sistema financiero e incautación de dinero, decretada en el gobierno del presidente Jamil Mahuad, en principio para que dure un día, pero que se extendió a cinco, reavivó la vinculación del actual candidato a la Presidencia de la República, Guillermo Lasso.

El impacto del feriado bancario está estimado en ocho mil millones de dólares (entre salvatajes, créditos vinculados y congelamiento de depósitos).

El 11 de marzo de 1999, Mahuad declaró el “congelamiento de depósitos”, por un año, de las cuentas de más de 2 millones de sucres (es decir más de 500 dólares). Se declaró Estado de emergencia nacional y llegó una misión del suman misiones del Banco Mundial, el BID y la CAF.

Entre otras consecuencias, el hecho generó la mayor ola migratoria de la historia del Ecuador con destino a España, principalmente, pero también a Estados Unidos, Italia y otros países. Se calcula que más de 2 millones de ecuatorianos migraron.

Aunque Lasso, superministro de Economía en el gobierno de Mahuad (que inició su periodo el 10 de agosto de 1998 y fue echado del poder el 21 de enero de 2000), ha negado su vinculación argumentando que en ese gobierno solo firmó su nombramiento y su renuncia, hay varios factores que confirmarían su responsabilidad y vinculación en este suceso que marcó negativamente la historia del país.

“Guillermo Lasso como vocal de la Junta Bancaria, entre el año 1994 y 1996; como representante de la banca, porque él era su presidente, obviamente tuvo activa participación en el proceso del feriado bancario”, dijo Marcelo Varela, docente investigador del Instituto de Altos Estudios Nacionales (IAEN).

El catedrático hizo hincapié en que el feriado bancario hay que verlo desde una perspectiva más amplia, es decir, como un proceso histórico que arrancó en 1992 durante el gobierno de Sixto Durán Ballén y Alberto Dahik, con la liberalización del sistema financiero que, entre otros aspectos, despojó al Estado del control de las instituciones bancarias.

En 1994 se aprobó la Ley General de Instituciones del Sistema Financiero que concedió más libertades para otorgar créditos vinculados y para obtener préstamos sin mayores controles por parte del Estado. Con esa normativa, el Estado salió al rescate de la banca con el argumento de garantizar la estabilidad del sistema financiero.

La Junta Monetaria aprobó el mecanismo de facilidad de crédito de liquidez de los bancos privados para ayudar al sistema bancario. El primer capítulo de la mayor crisis financiera del Ecuador se consumó en 14 horas.

En 1995 se dio el primer salvataje bancario (Banco Continental). El Banco Central y el Banco Continental acordaron la creación de la línea Facilidad de Crédito de Liquidez. Gracias a ello, el Banco Continental obtuvo 10 créditos del BCE de entre 12.745 y $ 22.941 millones de sucres.

En 1996 el Banco Central concedió al Banco Continental un crédito subordinado de 485.400 millones de sucres (133 millones de dólares).

Sobre este tema, Varela aseguró que Lasso tuvo activa participación en el proceso de salvataje de ese banco al ser parte de la Junta Bancaria en calidad de vocal.

Recalcó que Lasso tuvo responsabilidad como presidente de la Asociación de Bancos Privados y adicionalmente como vocal de la Junta Bancaria que entre los años 1994 y 1996 ejecutó y llevó a cabo todo el proceso de consolidación del feriado bancario.

Otro aspecto que involucra a Lasso es la compra por parte del Banco de Guayaquil, que presidia, es la compra de Certificados Reprogramados de Depósitos (CDR) a un porcentaje menor del nominal y su posterior venta a la Corporación Financiera Nacional del monto total del papel.

“El señor compraba al 40% y hasta el 60% del valor real de esos CDR (el estado) le devolvía el ciento por ciento de esos papeles”, recordó el docente del IAEN, Master en Economía por la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso).

Varela se refiere al Banco de Guayaquil que, según un informe de la Corporación Financiera Nacional consta entre las instituciones financieras que en la época compró los CDR.

Lasso antes y durante el feriado

En 1993 asumió como presidente del Banco de Guayaquil y fue nombrado presidente de la Asociación de Bancos. Como tal en 1994 fue vocal de la Junta Bancaria e hizo aprobar que el Banco Central entregue un crédito de salvataje al Banco Continental que quebró en 1996.

En 1994 lideró (junto con Alberto Dahik) la aprobación de la Ley General de Instituciones Financieras que permitió la liberalización de los mercados financieros.

El 10 de agosto de 1998 asumió como Gobernador del Guayas del Gobierno de Jamil Mahuad, cargo que ejerció hasta el 17 de agosto de 1999. Durante ese año ocurrió en Marzo/1999 el feriado bancario y la quiebra del Banco del Progreso, siendo Lasso Gobernador del Guayas y al mismo tiempo Vicepresidente de la Asociación de Bancos.

Luego del Feriado Bancario en Agosto/1999 asumió como superministro de Economía. Lasso deja el cargo de Superministro de Economía en Septiembre/1999 (37 días después de asumir el cargo) porque fracasó en hacer que el Congreso Nacional apruebe financiado (sin déficit) el Presupuesto del Estado del 2000, condición que había puesto el FMI para concederle al gobierno de Mahuad un crédito externo.

La banca en el poder

El gobierno de Jamil Mahuad estuvo estrechamente ligado a la banca privada: los banqueros financiaron directamente su campaña electoral: Fernando Aspiazu Seminario (Banco del Progreso, 3’100.000 dólares), Guillermo Lasso y Danilo Carrera Drouet (Banco de Guayaquil, 1.027 millones de sucres).

Además de Lasso otros banqueros asumieron puestos en el gobierno de Mahuad: Álvaro Guerrero Ferber (Banco La Previsora): Consejo Nacional de Modernización (CONAM); Fernando Guerrero Ferber (Banco La Previsora), presidente del Banco Central del Ecuador; Medardo Cevallos Balda (Bancomex), embajador de Ecuador en México; Ana Lucía Armijos (miembro destacado de la Asociación de Bancos Privados), ministra de Gobierno y posteriormente ministra de Finanzas.

Consecuencias del feriado bancario

* Los estratos medio y bajo -con menos o precarias condiciones para producir y vivir fueron los más seriamente afectados.

* Con la crisis se perdieron depósitos -algunos de ahorro-, aunque con el tiempo se recuperaron parcialmente; lo mismo que capitales, activos y puestos de trabajo acompañados con gran desocupación; se cerraron negocios y discontinuaron procesos productivos y de inversión.
* Otra consecuencia fue el aumento de la emigración. Se incrementó notablemente la salida al exterior de nacionales en búsqueda de oportunidades laborales, de mejores condiciones de vida y horizontes.
* Se incrementó la emigración de población activa.
* Pérdida de autoestima personal y mayor ocurrencia de problemas familiares.
* Ampliación y vigorización de la economía delictual.
* Mayor inequidad en la distribución del ingreso.
* Creciente desempleo y subempleo, inestabilidad ocupacional y deterioro salarial.

Dejar respuesta