Jorge Glass en Manabi evalúando los daños ocacionados por las lluvias

    0
    440

    Portoviejo. El vicepresidente de la República, Jorge Glas, recorrió ayer zonas afectadas por la temporada invernal en la provincia de Manabí.

    Glas inició su agenda con un sobrevuelo para evaluar las zonas afectadas. “Nos estamos enfrentando nuevamente a la naturaleza y nuevamente saldremos adelante”, apuntó el funcionario luego de caminar por las zonas afectadas de San Lorenzo, en Paján.
    Portoviejo, Rocafuerte, Jipijapa, Chone, Montecristi y Paján son los cantones manabitas que registran mayores daños.
    En este último, Andrés Segura representante de los agricultores, perdió tres hectáreas de cacao, plátano y pastizales debido al desbordamiento de las presas Paján y Misbaque

    Créditos
    Para este sector, Glas anunció que el Banecuador extenderá por cuatro meses el pago de créditos: “se reestructurarán las deudas, se reactivarán los créditos en cinco días como se hizo después del terremoto, se hará efectivo el seguro agrícola y se entregarán kits agrícolas”.
    “El seguro agrícola será aplicado inmediatamente una vez el Ministerio de Agricultura determine la pérdida total de los cultivos”, dijo.
    Además, indicó que las personas que perdieron sus casas por deslizamientos de tierras, tendrán que ser reubicadas en zonas seguras, si un estudio técnico así lo determina.
    Glas visitó el albergue temporal de Jipijapa, ubicado en la Escuela Francisca Vera, donde hay 106 personas de la comuna Pisloy del cantón.

    Balance
    La época lluviosa a dejado 27 víctimas mortales en lo que va del año en el país. Según la Secretaría de Gestión de Riesgos, SGR, 13 de las 27 personas fallecieron en el último mes.
    Las estadísticas de la Secretaría determinan que, desde el 1 de enero hasta el 11 de abril se han reportado 27 heridos y 127.466 personas afectadas.
    Un total de 2.217 personas han sido evacuadas y 928 están albergadas, según la información, que indica que se han reportado 164 viviendas destruidas y 28.886 afectadas.
    El presidente Rafael Correa señaló esta semana que ante la “situación seria” por el fuerte invierno, se realizan esfuerzos y la institucionalidad, con más recursos y solidaridad, y con la experiencia en la atención de los riesgos tras el terremoto del 16 de abril del año pasado, permite la organización y la atención de las necesidades apremiantes de los afectados.
    Por su parte, la titular de la Secretaría de Gestión de Riesgos, SGR, Susana Dueñas, recordó que en las provincias de Manabí, Guayas, Esmeraldas y Santa Elena, El Oro, Los Ríos y Loja se declaró la alerta naranja.
    Según el último informe de la SGR, la tendencia de precipitaciones previstas para los próximos 15 días, por los modelos numéricos y analizados en el litoral, será de lluvias de intensidad entre moderadas y fuertes, acompañadas de tormentas eléctricas aisladas y ráfagas de viento, especialmente en el centro e interior de la región.
    Mientras que en la zona interandina se prevén lluvias dispersas de intensidades entre moderadas y fuertes. (RET) (I)

    Terremoto dejó malformaciones que causan estragos

    La bajada de lodo de las montañas y la crecida del río afectaron por primera vez a los pobladores de Pisloy, en la zona rural de Jipijapa. Alrededor de 100 familias resultaron damnificadas por las lluvias de los últimos días y están albergadas en la escuela Francisca Vera Robles.

    Situación similar sufre Miguelillo, sector rural de la capital manabita, que se ve afectada por la crecida del río Portoviejo. Tanto Pisloy como Miguelillo no habían sufrido afectaciones similares en inviernos pasados, pero actualmente la situación cambió debido a la variación de los niveles de los suelos en varias zonas de Manabí, tras el terremoto del 16 de abril del año pasado, explicó Ricardo Peñaherrera, subsecretario de análisis de la Secretaría de Gestión de Riesgos.

    “Por el terremoto hubo hundimientos y levantamientos de tierras, en algunos casos pocos centímetros y en otros más. Para comprobar esto hicimos estudios de interferometría, comparamos imágenes satelitales de antes del terremoto con las posteriores al 16 de abril y ahí se pudieron ver las mayores deformaciones. Hubo grandes cambios”, aseveró.

    Dejar respuesta