Lenin Moreno entrega a la banca privada el pago electrónico

0
34
La intención del Gobierno de trasladar la administración del dinero electrónico al sistema financiero privado, ya es un hecho. Ayer se hizo el anuncio oficial desde el Palacio de Carondelet, luego de la reunión que mantuvo el presidente de la República, Lenín Moreno, con representantes de la banca pública, privada y del sector popular y solidario.
 
Con esto el Banco Central del Ecuador (BCE) dejará de manejar el sistema y creará cuentas de dinero electrónico. La institución estuvo a cargo de la plataforma desde su creación en 2014 y la mantendrá hasta que las entidades privadas tengan listo el soporte tecnológico que se requiere. Lo último se concretaría en los próximos cinco meses, según las expectativas del BCE y de la Asociación de Bancos Privados (Asobanca).
 
La banca privada ya desarrolla su propia plataforma para acoger los medios de pago digitales y a la cual podrá adherirse cualquier institución, indicó Julio José Prado, presidente de la Asobanca. Pero eso no significa que el sistema de dinero electrónico ahora será exclusivo de los bancos o que dejará de funcionar en la banca pública. Por el contrario, Prado explicó, la tecnología que en este momento administra el BCE pasará a las cooperativas de ahorro y crédito.
 
El sector financiero popular y solidario empezará la transición tecnológica con el Central en los próximos 90 días, precisó Édgar Peñaherrera, gerente de la Red de Integración Ecuatoriana de Cooperativas de Ahorro y Crédito (Icored). Hasta el momento hay 360.916 cuentas activas en el país con transacciones que acumulan más de $ 34 millones. De acuerdo al BCE, el monto transaccionado este año es más del 70% con respecto a las operaciones efectuadas desde el inicio del proyecto. Un total de 4.860 establecimientos está habilitado para recibir dinero electrónico.
 
Lo ocurrido ayer en Carondelet constituye un giro completo a la percepción que había sobre el medio de pago electrónico. En los últimos tres años circuló una serie de rumores con respecto a las garantías y seguridad del sistema generando incertidumbre en la ciudadanía.
 
El propio presidente del directorio del Banco Pichincha, Antonio Acosta, reconoció que en su momento se llegó a especular sobre un riesgo de la dolarización, incluso se rumoró que el BCE podría utilizar el dinero electrónico como una moneda paralela. Las discrepancias de entonces frenaron la participación de los bancos privados en el sistema del Banco Central.
 
Si bien la administración pasa a manos particulares, la regulación seguirá siendo competencia del BCE. Continuará realizando la compensación y liquidación de las operaciones, como lo hace con todos los medios de pago. Además revisará que la nueva plataforma cumpla los estándares internacionales. El control lo ejercerá junto con la Superintendencia de Bancos y la Superintendencia de Economía Popular y Solidaria.
 
El tema de las tarifas que se cobrarán por el servicio aún no ha sido abordado. El acuerdo alcanzado ayer tiene como propósito la creación de herramientas y servicios que permitan ampliar la inclusión financiera, dado que, según datos oficiales, el 39,7% de la población económicamente activa del Ecuador no tiene cuenta bancaria. Una de las soluciones planteadas por parte de la Asobanca es la implementación de un ecosistema de pagos digitales. De su lado, el sector popular y solidario sugiere que las cooperativas tengan la posibilidad de ofrecer los mismos productos y servicios de los bancos, como emitir tarjetas de crédito y débito.
 
Otro de los objetivos es disminuir el uso del efectivo, porque actualmente la demanda de billetes le cuesta al Ecuador $ 2.000 millones que salen de sus reservas internacionales y en consecuencia, disminuye la liquidez, señaló Verónica Artola, gerenta del Banco Central. En función de esto se estudian medidas para estimular la masificación de los medios de pago digitales, incluido el dinero electrónico, la meta es disminuir la demanda de efectivo al menos en $ 800 millones en los próximos 12 meses. En 24 meses se estima alcanzar los $ 1.600 millones.
 
Desde el año pasado existen beneficios tributarios con el fin de incentivar los pagos digitales. Cuando la transacción se realiza con tarjeta de débito o crédito el Servicio de Rentas Internas (SRI) devuelve al propietario el 1% del Impuesto al Valor Agregado (IVA), si la operación es con dinero electrónico la devolución es el 2%.
 
Más allá de la parte tecnológica, para concretar el traslado de competencias es necesario reformar el Código Orgánico Monetario y Financiero, ya que especifica que el sistema será operado exclusivamente por el Banco Central. Los cambios de la norma deberán ser procesados por la Asamblea Nacional. El Jefe de Estado, Lenín Moreno, destacó que “las mesas de diálogo están dando resultados”. Agregó que el Gobierno mira al sector financiero como uno de los pilares de la economía nacional; y que las conversaciones con quienes piensan distinto es fundamental en una democracia.

Esto decía Nebot

Esto decía Lasso

Esto decía Eduardo Valencia

Dejar respuesta