MIES y Prefectura brindan atención a los adultos mayores en casa

0
457
Don Francisco Vélez Zambrano, de 82 años, habitante de la parroquia rural La Unión del cantón Valencia, recibe con una sonrisa espontánea y los brazos abiertos a la visitadora social, Gloria Marcillo en su sencilla vivienda.
 
La conoce hace algún tiempo, porque ella es la técnica que llega a su casa, en nombre del Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES), la Prefectura de Los Ríos y la Municipalidad de Valencia, a realizar visitas técnicas domiciliarias para el bienestar de este adulto mayor.
 
El diálogo entre Gloria y don Francisco gira en torno al bienestar del adulto mayor. Él dice que por lo general ha pasado bien, aunque siente dolores articulares en sus piernas cuando se levanta de la hamaca.
 
Ella le recuerda que debe caminar y ejercitarse, y de inmediato le hace una terapia de rehabilitación física a la que él accede gustoso.
 
La directora de Desarrollo Social de la Prefectura de Los Ríos, Tania Coello informó que la visita de atención domiciliaria beneficia a los adultos mayores, porque incluye actividades de cuidado familiar, recreativas de entretenimiento, sociales, entre otras que elevan la autoestima de hombres y mujeres mayores.
 
En Valencia y Quevedo tenemos una cobertura de 330 adultos mayores bajo esta modalidad, desarrollando su motricidad, ejecutando actividades de fisioterapia y lúdicas; la parte sicológica, y otras señaladas en la norma técnica del adulto mayor, añadió la funcionaria quien destacó el interés del prefecto Marco Troya por atender este segmento poblacional.
 
Don Carlos Guadamud, de 95 años, es otro adulto mayor del cantón Valencia que recibe visitas domiciliarias. Él, al igual que Francisco, depende de sus familiares para realizar sus actividades diarias, por lo cual fue incluido en el programa del MIES y la Prefectura.
 
Carismático y alegre, le gusta hacer trabajos manuales junto a la visitadora. También colorea dibujos, moldea entre sus dedos la plastilina para plasmar formas multicolores sobre hojas de papel. Con orgullo dice que es de Charapotó, Manabí, pero se radicó hace muchos años con su familia en el cantón Valencia.
 
Cada adulto mayor tiene muchas historias diferentes que contar. Pero todos los que se amparan en el programa de visitas domiciliarias en Quevedo y Valencia expresan su gratitud al MIES y a la Prefectura, por visibilizarlos y considerarlos como parte activa del proceso de cambio que vive el país.

Dejar respuesta