Nueva Versión. (Montaje Balda) aparece involucrado el Banco del Pacífico y su Presidente Leonardo Humberto Vicuña Izquierdo.

    0
    838

    La Contraloría General del Estado, ha remitido los cheques con numeración 559 y 560, girados de la cuenta corriente No. 7272917, del Banco del Pacífico, por 10.000 y 11.280 dólares, respectivamente, a favor del exagente de Inteligencia Raúl Chicaiza. El titular de esta cuenta bancaria es la Dirección General de Inteligencia de la Policía.

    Estos documentos sustentaban, hasta el 18 de junio del presente, el intento de involucrar a Rafael Correa al supuesto y publicitado secuestro de Fernando Balda en Colombia, el 2012.

    Sin embargo, se ha ocultado por el presidente del banco, economista de la Universidad de Guayaquil, con estudios en Chile, Leonardo Humberto Vicuña Izquierdo, el origen, apertura, manejo y destino de los fondos de las cuentas bancarias que han servido de cubierta para operaciones y montajes comunicacionales, como el caso Balda. Ello resulta relevante en atención a las obligaciones que le impone no sólo la legislación financiera y penal económica, sino el Código de Ética y Conducta del  banco, que ordena:

    1. CUMPLIMIENTO DE LA LEY Y NORMATIVA VIGENTE

    Los representantes legales, colaboradores y Miembros de los Directorios de las

    empresas del GFBP, acorde al principio de Legalidad acatarán las disposiciones

    legales aplicables al sector financiero privado, así como las políticas internas de

    la Institución.

    3.1. PREVENCIÓN DE LAVADO DE ACTIVOS, FINANCIAMIENTO DEL

    TERRORISMO Y OTROS DELITOS

    El GFBP prescribe como mínimo las siguientes políticas en relación a la

    prevención del lavado de activos, financiamiento del terrorismo y otros

    delitos, las cuales orientan la actuación de los accionistas, los

    representantes legales, Miembros de los Directorios y colaboradores:

    • Política “Conozca a su cliente”,
    • Política “Conozca a su empleado”,
    • Política “Conozca su corresponsal”,
    • Política “Conozca a su accionista”,
    • Política “Conozca su mercado”,
    • Política “Conozca a su proveedor”,
    • Política “Conozca su corresponsal no bancario”.

    El detalle de las políticas antes descritas está contenido en el Manual de

    Políticas de Prevención de Lavado de Activos, Financiamiento de Terrorismo

    y Otros Delitos.

    En esta parte, aparecen los nombres de José Serrano y Raúl Patiño. Eran los encargados del área de interior tanto policial como inteligencia en la época en que se enmarcan los sucesos. Éstos disponían de los manejos de recursos asignados a operaciones del rubro. Es relevante, para la revisión de los hechos, el documento  “Anexo 2”, que fue suscrito por el extitular de la Secretaría Nacional de Inteligencia (Senain) y por el coordinador de gastos especiales de esta entidad, en el período del 1 de junio al 31 de agosto del 2012.

    El banco no ha salido a entregar explicaciones al público y a  los órganos reguladores sobre al existencia de tales cuentas “ especiales” que esconden  oscuros pasajes del poder.

    Las cuentas especiales en los bancos, José Santos y el cambio de versión en el montaje Balda

    En el juicio al Vicepresidente Jorge Glas, muchos se preguntaron la razón de no vincular criminalmente a José Santos, corruptor confeso de los escándalos de Odebrecht en Ecuador y principal “testigo” de cargo. Se agrega la interrogante del porqué, tanto el Fiscal General Baca como los jueces de ambas instancias, no repararon en la falsedad del argumento para eximirlo de responsabilidad. Recordaremos que se señaló que Santos había sido juzgado y condenado en Brasil por los mismos hechos, lo que se traducía en una imposibilidad de procesarlo nuevamente por el principio Non Bis In Idem – nadie puede ser penado dos veces por el mismo delito.

    Eso resultó ser una mentira, que consta en el juicio, ya que no existía tal condena en Brasil y los documentos que se acompañaron al proceso nada decían al respecto. En consecuencia, Jorge Glas fue condenado por mentiras manifiestas, estampadas y acreditadas en el mismo juzgamiento.

    La carta que permitió la impunidad de Santos, era su amenaza de publicitar la identidad de los bancos en que existían (o existen) cuentas especiales para jueces, medios de prensa, periodistas, policías y militares, en algunos casos bajo los oficios secretos de la embajada norteamericana en Quito. También se refirió al pago de los infiltrados que quedaron enquistados en el movimiento correista.  Mencionó al oído del fiscal, al Banco del Pacífico y al de Guayaquil entre los integrantes de la lista, y sus aportes a las campañas políticas de los conglomerados CREO y Social Cristiano. Sin Santos, no había juicio contra Jorge Glas, pero con Santos condenado, si éste hablaba de la corrupción judicial,  no quedaba juez en la Corte Nacional.  Frente a la disyuntiva se optó, entonces, por entregarle impunidad a José Santos.

    Entre los medios que mantienen cuentas especiales, según Santos, estaría El Comercio, con fuertes inyecciones de dinero desde su cambio de propiedad el 2015, a Telglovisión del empresario vinculado a la CIA,  Ángel González y representado por Luis Esteban Gómez Amador; y El Universo.  En el caso de El Comercio, con esa modalidad, se han transferido electrónicamente grandes sumas de dinero para acallar la investigación de su responsabilidad en el asesinato de sus dependientes en la frontera norte. Además, están los canales Teleamazonas y Ecuavisa, medios de permanente oposición al gobierno de Rafael Correa y acérrimos aliados del actual mandatario Lenín Moreno. Todos estos centros informativos tienen por línea editorial el regreso de las bases norteamericanas al Ecuador.

    El cambio de la versión de Balda

    El diario El Comercio del Ecuador, el 18 de junio,  entrega la pauta, a partir de las versiones de Balda y su abogado, refiriendo que los fondos que se habrían utilizado para el supuesto plagio, provendrían de las cuentas del Banco del Pacífico.

    Esto expuso a la banca ecuatoriana a ser revisada en todas sus operaciones, con el riesgo que aparecieran cuentas vinculadas a la evasión de impuestos, paraísos fiscales, al lavado de dinero, cohecho, narcotráfico, espionaje y venta de armas, negocio en que estuvo implicado Balda en Colombia al alero de Uribe Vélez.

    La banca está muy preocupada que este escándalo pueda escalar hasta ella en momentos en que se discuten leyes económicas que permiten repatriar, exportar o blanquear capitales de origen dudoso o eximirlos de impuestos.

    Este peligro en ciernes, encendió todas las alarmas del sistema financiero ecuatoriano. Se les vino a la memoria la forma inesperada en que se descubrieron las cuentas secretas con dineros malversados, del dictador chileno Augusto Pinochet Ugarte, abiertas en 1994, en el banco Riggs en Estados Unidos, y que aparecían con el seudónimo de Daniel López, investigación que se inició con la persecución de transferencias vinculadas a Al Qaeda y Osama Bin Laden, a partir de la Ley Patriota, dictada después de 2001.

    Esta circunstancia, obligó a Balda, a su equipo jurídico y de comunicaciones, a voltear el libreto y la historia contada, y señalar, esta vez, que el dinero no procede de las cuentas del banco del Pacífico, sino que fue entregado en efectivo, en una cantidad cercana a 60.000 dólares originados en el SENAIN y no en la Dirección de Inteligencia de la Policía. El montaje comienza a caerse nuevamente por la inconsistencia de sus progenitores.

    Lo extraño, es que esta nueva versión se aleja del caso sustentado por Balda en Colombia, por los mismos hechos.

    LOS ESLABONES DÉBILES Y LA PETICIÓN DE AUXILIO DE RAÚL CHICAIZA

    Raúl Chicaiza, quien está siendo utilizado para inculpar a Rafael Correa, a través de contactos oficiosos, busca comunicar que está arrepentido de la “canallada” que le están obligando a realizar y le pide perdón al afectado. Afirma que él y su familia están bajo amenaza de muerte. Que Balda, si bien es un charlatán, estafador y chapucero, está rodeado de gente muy peligrosa que no da garantías que de cumplirse con la extorsión le respetarán la vida. Manifiesta que, con el actual gobierno, cualquier cosa que le suceda tiene impunidad asegurada.  El disparo en la nuca a uno de los paramilitares vinculados al montaje en Colombia lo ha hecho reflexionar. Le pide a Correa, desde la cárcel, que le garantice un asilo político en cualquier embajada confiable, tanto a él como a su entorno familiar, con lo que estaría dispuesto a denunciar a quienes denomina  eufemísticamente como sus secuestradores.

    Termina su llamado de auxilio, indicando que tiene conciencia que el caso Balda se caerá en cualquier momento, ya que resulta absurdo lo que le hacen declarar:  que se pagaron 60.000 dólares para traer por la fuerza a una persona, (en un plagio fallido), a la frontera con Ecuador, en Rumichaca – Ipiales, para entregarla a la policía ecuatoriana, cuando el gobierno colombiano la expulsó gratis dado que era requerida por la justicia nacional y por tener una permanencia ilegal en Colombia. Además, en Ecuador, con Rafael Correa de presidente, nadie atentó contra la vida de Balda, estando éste en prisión o después, en libertad.

    Comenta

    Dejar respuesta