Rafael Correa saluda a Jorge Glas en la audiencia de juicio por caso Odebrecht

0
380

Cerca de una hora duró la visita que hizo este viernes el expresidente Rafael Correa a quien fue parte de su binomio presidencial, Jorge Glas, quien es juzgado, junto con otras ocho personas, en la Corte Nacional de Justicia como autor del delito de asociación ilícita relacionado con actos de corrupción cometidos por Odebrecht en Ecuador.

El octavo día de audiencia se instaló con asistentes en el público que no habían sido vistos en días anteriores. Marcela Aguiñaga, Carlos Viteri y Juan Cárdenas, todos asambleístas de AP, se sentaron en las primeras butacas de la sala y reservaban un puesto para su líder, quien llegó dos horas después.

Glas, al ingresar a la sala pasó directamente a la mesa en la que su abogado, Eduardo Franco, lo esperaba para continuar la revisión de más de 1.500 folios de las trece últimas pruebas documentales que presentó el fiscal Carlos Bacapara sustentar que existió “voluntariedad” entre los nueve procesados para cometer el delito.

Cuando el vicepresidente reparó que entre el público estaban sus coidearios, presuroso se les acercó y con besos, abrazos y choque de manos saludaron.

Ese mismo acto de emoción se repitió cuando Correa, cercado de su escolta personal, policías, exfuncionarios de Gobierno y uno que otro simpatizante, ingresó en medio de aplausos al recinto judicial. Veinte minutos antes, el conjuez Édgar Flores había suspendido la audiencia.

Los casi cinco meses sin verse se resumían en un abrazo que culminó con una leve sonrisa de Correa, luego de que Glas le dijera algo al oído. El exmandatario miraba fijamente a su ex compañero de fórmula, mientras le sujetaba los brazos. Los saludos, incluso con familiares de al menos dos coprocesados, se interrumpían con el ingreso del Tribunal.

Poco antes, Baca también llegó al recinto. A su entrada brevemente miró al público donde estaba Correa, giró el rostro y se sentó en medio de los fiscales Diana Salazar y Wilson Toainga. Su mirada se centró en los abogados de los acusados que hablarían de las objeciones que tenían de las pruebas de Fiscalía. Flores reinstalaba el juicio.

El expresidente se sentó en el centro de la sala, a la izquierda de Heriberto Glas, hermano del vicepresidente, a la derecha del asambleísta Viteri y a espaldas de Glas. No dejaba de mover las manos.

Mientras escuchaba a los abogados de los procesados, Correa hablaba con el hermano de Glas, movía la cabeza, indicaba que no había pruebas. A casi una hora de haberse iniciado las objeciones, Flores suspendió la audiencia. El conjuez le llamaba una vez más la atención a Franco y le decía que era la fase para objetar la prueba, mas no la etapa de alegatos. Franco insistía en su posición y el juez, al ver que no se iba a someter a la disposición, suspendió la diligencia.

Correa aprovechó el momento para despedirse de Glas con otro abrazo.

Julio Sarango, abogado de César Montúfar, acusador particular de Glas, rechazó la presencia de Correa, al asegurar que tenía el objetivo de presionar a los jueces.

En otra sala de la Corte, Correa, sin contestar preguntas, señaló que estuvo allí para ‘respaldar’ y mostrar su ‘admiración’ a Glas, de quien dijo jamás cometió un delito. Lo calificó como el primer preso político que tiene el país en los últimos años y aclaró que todo tiene como objetivo apoderarse de la Vicepresidencia.

Comitiva
El expresidente Rafael Correa llegó acompañado de sus exministros Ricardo Patiño y Fernando Alvarado, y el exasesor de la Vicepresidencia Homero Rendón, con quien arribó el pasado viernes desde Colombia. A ellos se sumaron los asambleístas Carlos Viteri, Juan Cárdenas, Marcela Aguiñaga y Soledad Buendía.

Impugnaciones
Eduardo Franco Loor, abogado del vicepresidente Jorge Glas, impugnó las pruebas, desde la 28 hasta la 40, presentadas por la Fiscalía; las actas resumen de los testimonios anticipados del exejecutivo de Odebrecht José Santos y de Alfredo A., colaborador de Ricardo Rivera, tío de Glas.

Procuraduría
En tanto, la Procuraduría prescindió del testimonio de Carlos Bernal, exsecretario del Agua, e incorporó el informe pericial elaborado por el perito Luis Cuesta.

Dejar respuesta