USD 500 millones para el plan Casa para Todos

0
272

El plan Casa para Todos invertirá 500 millones de dólares en la construcción de 50.000 viviendas en su primer año de operación. Así lo dio a conocer Andrés Mideros, titular de la Secretaría Nacional de Planificación, Senplades.

“Ya tenemos 500 millones de dólares para financiar las casas”, indicó Mideros y agregó que hay múltiples responsables para lograr esta meta: el sector privado encargado de la construcción y los gobiernos seccionales en la dotación de servicios básicos.
El anuncio se dio en el marco del Gabinete Ministerial Ampliado que se desarrolló el viernes en el cantón Rumiñahui, provincia de Pichincha.
Mideros ratificó que el objetivo es construir 325.000 viviendas en cuatro años de administración.
De este universo, se prevé que 191.000 viviendas se entregarán a familias en situación de vulnerabilidad económica a través de un subsidio directo por parte de la caja fiscal, como una estrategia global para erradicar la pobreza extrema en el país.
El proyecto liderado por el presidente Lenín Moreno, contempla la determinación del proceso constructivo, así como la identificación del lugar para la dotación de infraestructura y condiciones básicas de habitabilidad. El acceso a servicios como agua potable, alcantarillado y energía eléctrica se hará en alianza con los Gobiernos Autónomos Descentralizados y la empresa privada.
Programa de inversiones
Por su parte, el Ministerio de Economía y Finanzas y la Secretaría Nacional de Desarrollo confirmaron en el Gabinete Ampliado que se aprobó un techo de 5.454 millones para el Plan Anual de Inversiones, PAI, para el 2017.
Esto como parte de un esfuerzo orientado a reducir la brecha fiscal y optimizar el uso de los fondos públicos en proyectos que enfrenten las diferencias territoriales, generen empleo masivo y reduzcan la salida de divisas, indicó la Secretaría en un comunicado.
El PAI es uno de los ejes de la Proforma del Presupuesto General del Estado que se presentará para conocimiento de la Asamblea Nacional en la segunda semana del próximo mes.
El ministro de Economía y Finanzas, Carlos de la Torre, aseguró que la política fiscal se fundamenta “en el fortalecimiento de la dolarización y en la generación de incentivos para que el sector privado empiece a ocupar su lugar como motor de la dinámica de la economía nacional”, a través de acciones que incluyan la atracción de capitales y la ampliación de la producción con generación de empleo.
De la Torre insistió que el Gobierno Nacional prevé que la participación del Estado en el tren económico será reemplazada progresivamente por un mayor impulso del sector privado, que deberá usar al máximo toda la infraestructura social y productiva que se erigió en la última década con fondos públicos.

“Estamos en una segunda etapa en la que hay que echar a andar la economía sobre la base de capacidades productivas construidas”, indicó el funcionario.
“Hay una reducción en el gasto de inversión es precisamente porque ya no hay la necesidad de destinar importantes recursos fiscales a mega obras de infraestructura”, aseveró.

Dejar respuesta